FORMACIÓN LÁSER Q-SWITCH ND YAG

1. ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA HUMANA

    1.1. La piel.

           1.1.1. Anatomía e histología

La piel es el órgano más grande del organismo con un peso aproximado de 4 kg y una extensión de 2 m2. Es un órgano de protección que desempeña una amplia variedad de funciones incluyendo la protección frente a las agresiones externas, la termorregulación, la impermeabilización y la detección de estímulos sensoriales.

La piel se compone de tres capas. La capa más externa es la epidermis. Esta capa está firmemente unida al tejido conectivo de la dermis subyacente. La dermis es la capa intermedia de la piel, por debajo se encuentra un tejido conectivo menos denso con abundante grasa, esta capa interna se denomina hipodermis.

  • La epidermis

Es la capa más superficial de la piel. Es un epitelio plano poliestratificado cuya característica

principal es la capacidad de queratinizarse, es decir, formar queratina.

Su grosor varía desde un mínimo de 0,1 mm en los párpados, a un máximo de 1,5 mm en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

Se compone de 4 o 5 capas, dependiendo de la región de la piel y según la morfología de los queratinocitos. En orden desde la más externa a la más interna se denominan: capa córnea, capa translúcida, capa granular, capa espinosa y capa basal o germinal.

  1. Capa córnea (stratum corneum): La más externa. Formada por células que han perdido el núcleo y conforman la queratina blanda. Debido a que es un estrato superficial de la piel su grosor varía según la parte del cuerpo.

  2. Capa translúcida (stratum lucidum): Capa visible, amorfa, entre la capa córnea y la capa granulosa que se denomina estrato lúcido. Es una capa de transición que solamente está presente en ciertas localizaciones como las palmas de las manos y la planta de los pies.

  3. Capa granulosa (stratum granulosum): Está compuesta de células que se van degenerando o madurando hasta perder su núcleo y convertirse en células de queratina. En esta capa está finalizando el proceso de queratinización.

  4. Capa espinosa o de Malphigio (stratum spinosum): En esta capa se da un proceso de diferenciación y maduración celular. Las células de esta capa se van aplanando conforme van ascendiendo o migrando hacia la superficie de la capa cornea, Están unidas unas a otras mediante dermosomas, los llamados puentes intercelulares. Aquí la sintetización de la queratina esta a medias, todavía las células de esta capa están en un proceso de mutación.

  5. Capa germinativa, de regeneración o basal (stratum basale/germinativum): Es la más profunda de las capas que forman la epidermis, se apoya sobre la dermis formando la unión dermo-epidermica. En ella se encuentran las células basales o germinativas que son células con capacidad de división celular. Tras la división, una de las células resultantes permanece en la capa basal para seguir dividiéndose, mientras que la otra célula resultante de esa división asciende a la capa de Malpighi, empujada por las nuevas células. Éstas irán sucesivamente ascendiendo hacia la superficie hasta llegar a la capa córnea para sufrir el proceso de descamación, o la perdida de células muertas. Este proceso general tiene una duración media de 21 días, dependiendo de la genética individual.

La epidermis está compuesta por 4 tipos de células: queratinocitos, melanocitos, células de Langerhans y células de Merkel.

  1. Los queratinocitos son las células predominantes (80-90%) de la epidermis. Contienen una proteína muy dura que se llama queratina, la cual estimula el crecimiento de células epiteliales en la piel y de las que revisten la superficie de la boca, el estómago y los intestinos. Estas células se originan en el estrato epidérmico basal y migran al estrato córneo, la parte más externa, donde se aplanan perdiendo sus núcleos.

    Las dos principales funciones de los queratinocitos son producir queratina, la principal proteína estructural de la epidermis y participar en la barrera de protección contra todo tipo de agentes lesivos y microorganismos patógenos.
    Los queratinocitos están en continua renovación y pasan progresivamente de la capa basal a las zonas superiores, por diferenciación celular, hasta la capa córnea, donde forman una capa de células muertas en forma de escamas y rica en queratina. Se calcula que tardan 20-25 días en el trayecto desde la capa basal (capa germinativa) hasta la capa córnea, aunque el proceso puede verse acelerado en casos de hiperproliferación de queratinocitos (psoriasis).

  2. El melanocito es una célula dendrítica que deriva de la cresta neural y que migra hacia la epidermis y el folículo piloso durante la embriogénesis. Su principal función es la producción de melanina que tiene importancia en la protección contra los rayos solares. En situaciones normales los melanocitos se disponen a nivel de la capa basal epidérmica y contactan con los queratinocitos por medio de sus dendritas, existe un melanocito por cada 4 ó 10 queratinocitos. El color de la piel depende de los melanocitos, según su actividad.

  3. Las células de Langerhans son células dendríticas abundantes en la epidermis, que

    contienen grandes gránulos llamados gránulos de Birbeck. Normalmente se encuentran en

    losganglios linfáticos. En lapiel, están localizadas comúnmente a nivel suprabasal y constituyen aproximadamente el 3 a 4 por ciento de las células epidérmicas. Tienen funciones inmunológicas.

  4. Las células de Merkel son células de la piel, localizadas en el sector basal de la epidermis. Se las puede encontrar aisladas, en acúmulos y en estructuras llamadas domos tactiles. Las funciones de las células de Merkel tienen que ver con la mecanosensación y con la secreción neuroendocrina.

La epidermis y la dermis están separadas por la membrana basal. Es una estructura compleja compuesta por mucopolisacáridos neutros.

  •  La dermis

La dermis es la capa de la piel situada bajo la epidermis y firmemente conectada a ella. La cara interna de la membrana basal de la epidermis se une a la dermis. Está formada por tejido conectivo, constituido por fibras, células y sustancia fundamental.

Está formada por 2 capas:

  1. La papilar o dermis superior es la zona más superficial de tejido conectivo laxo. Contacta con la membrana basal y está formada por fibras colágenas y elásticas muy finas. Abundante sustancia fundamental.

  2. La reticular o dermis profunda es la zona más profunda y gruesa. Formada por fibras de colágeno y fibras elásticas más gruesas, contiene la mayoría de los anexos de la piel.

Sus funciones son:

  1.  Función protectora: Representa la segunda línea de defensa contra los traumatismos (su grosor es entre 20 y 30 veces mayor que el de la epidermis). Las capas profundas de la dermis contienen folículos pilosos con sus músculos lisos erectores de pelo, y glándulas sebáceas.

  2. Función nutritiva: Otra de sus funciones es la de nutrir a la epidermis, ya que esta capa carece de capilares sanguíneos por lo que depende de la irrigación sanguínea de la dermis.

  3. Función termorreguladora: la irrigación de la dermis puede contraerse por

    vasoconstricción si hace frío y expandirse por vasodilatación si hace calor. También el

    sudor se inicia en las glándulas sudoríparas que contiene.

  4. Función estructural: da sostén a la epidermis gracias a las papilas dérmicas y al contener

    fibras de colágeno da estructura (densidad y fuerza) a esta capa. Su alta concentración en fibras colágenas y elásticas (colágeno y elastina) proporciona también elasticidad a toda la piel. Tiene también la función sensitiva, ya que en esta capa se encuentran las células y estructuras nerviosas encargadas de sentir: presión, calor, frío, suavidad, dolor, cosquillas,...

  • Hipodermis

Tercera y última capa de la piel, la hipodermis está justo debajo de la dermis, a la que está conectada por una unión dermo-hipodérmica. Los tipos de células que se encuentran en la hipodermis son fibroblastos, células adiposas y macrófagos. Diferenciamos 2 capas:

  1. Capa areola: Es la capa más externa y está en contacto con la dermis, está formada por adipocitos.

  2. Capa lamelar: Es la más profunda, las células son fusiformes (en forma de huso), pequeñas y se distribuyen horizontalmente.

La hipodermis es como un cojín de grasa que protege contra impactos. Ayuda a mantener la temperatura del organismo y sirve de apoyo a estructuras como las raíces del pelo. Esta capa profunda de la piel actúa como una interfaz entre la piel y los órganos como los huesos o los músculos.

        1.1.2. Fototipos de piel

Fototipo es la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar. Su clasificación oscila entre I y VI según la escala Fitzpatrick, una clasificación numérica para el color de piel desarrollado como un procedimiento de clasificar la respuesta de los diferentes tipos de piel a la luz ultravioleta (UV). Sigue siendo la herramienta más utilizada en la investigación dermatológica sobre el color de piel.

  1. Fototipo I: personas de piel muy pálida, generalmente pelirrojos, con una piel que casi siempre se quema, apenas se broncea y que suelen sufrir reacciones fotoalérgicas al exponerse de forma prolongada a la luz solar directa.

  2. Fototipo II: personas de piel blanca, sensible y delicada, en general de cabellos rubios o claros. Al igual que las de fototipo I, apenas se broncean, con reacciones fotoalérgicas en caso de exposición prolongada al sol.

  3. Fototipo III: es el fototipo más común entre los europeos, correspondiendo a personas con cabellos castaños y pieles intermedias, que enrojecen primero y se broncean después de su exposición al sol, muy común en alemanes y daneses, raro en italodescendentes.

  4. Fototipo IV: pertenece a las personas de cabellos morenos o negros, de pieles oscuras

    que se broncean con rapidez al exponerse al sol directo, muy común en italodescendentes, muy raro en Noruega.

  5. Fototipo V: personas cuya piel es más morena que la del fototipo IV.

  6. Fototipo VI: personas de piel muy oscura (tradicionalmente denominada "piel negra"),

    propia de los negros y aborígenes australianos (que en la antropología tradicional eran clasificados como de "raza negra", negroides o melanodermos).

       1.1.3. Principales enfermedades dermatológicas

  • Infecciones cutáneas

Las infecciones de la piel son, generalmente, leves, muy frecuentes y con buen pronóstico.Sus síntomas más habituales son el enrojecimiento e hinchazón, a veces con picor en la piel y dolor. En algunos casos la infección puede ser grave. Se tiene mayor riesgo de contraer infecciones de la piel si se tienen factores de riesgo como dermatitis atópica, psoriasis, mala circulación, diabetes y si se tiene un sistema inmunitario debilitado debido a enfermedades del sistema inmunitario (como el VIH/sida) o a medicamentos como la quimioterapia. Si la piel está sana y adecuadamente cuidada, cumple de forma correcta la función de barrera protectora, pero cuando existe algún desequilibrio, o nos hemos hecho alguna herida, se facilita el acceso de los microorganismos al interior, produciéndose así la infección.

- Infección bacteriana: Es aquella infección causada por bacterias. Las bacterias son microorganismos unicelulares que viven en todo tipo de medios y ambientes. Muchas especies viven en el cuerpo humano, tenemos bacterias que habitan en la piel, en la boca, en las vías respiratorias, en el sistema digestivo, en el reproductor o en el urinario.
Existe una gran cantidad de estos microorganismos los cuales no causan ningún daño y solo unos pocos tipos de bacterias son los que provocan enfermedades mediante la producción de toxinas (sustancias nocivas), transmitiéndose, invadiendo tejidos del organismo, adhiriéndose a las células del hospedador o evadiendo el sistema inmunitario. Son las llamadas bacterias patógenas. Las bacterias patógenas más comunes que afectan a la piel son el estafilococo y el estreptococo. Los síntomas de una infección en la piel pueden verse como granos o forúnculos. Pueden estar enrojecidos, inflamados y causar dolor. En ocasiones hay pus u otro líquido. Se pueden convertir en impétigo y desarrollar una costra en la piel, un área inflamada y roja de la piel que se siente caliente. El tratamiento habitual es con antibióticos.

- Infección viral: Son causadas por virus y, si solo afectan a la piel, suelen ser benignas. Alguna de las más habituales son varicela/herpes zóster (el virus que produce ambas patologías, en un principio, da lugar a la varicela, pero puede quedar latente y reactivarse tiempo después para producir herpes zóster) y herpes simple (afecta normalmente a la zona de alrededor de la boca. Una vez contagiados el virus se mantiene latente y reaparecen los síntomas cuando hay algún tipo de estrés: infecciones respiratorias, exposición al sol o a climas extremos, emociones intensas, falta de sueño, etc.).

- Fúngica: Causada por hongos. Habitualmente son localizadas y no suelen ser graves. Las más comunes son candidiasis (Pueden ser superficiales afectando a la piel y/o mucosas, infectar a nivel sistémico o ser parte de un cuadro sistémico) y tiña (también conocidas como dermatofitosis, son causadas por hongos dermatofitos. Pueden aparecer en los pies como el pie de atleta, en las uñas, en el cuero cabelludo...).

 

  • Dermatitis

La dermatitis es un término general que describe una inflamación de la piel. La dermatitis puede tener distintas causas y manifestarse de muchas formas. Generalmente, produce una erupción con comezón sobre la piel enrojecida e inflamada. La piel afectada por la dermatitis puede formar ampollas, supurar, formar una costra o descamarse.

- Dermatitis atópica: La dermatitis atópica, conocida también como eccema atópico, es una enfermedad crónica inflamatoria, que se caracteriza por tener periodos de remisión (interbrote) y otros de exacerbación (brote). Aunque es más frecuente en la infancia, también pueden verse afectados los adultos. Se caracteriza clínicamente por la presencia de picor intenso y piel muy seca, fácilmente irritable y con un mayor riesgo a la sobreinfección. Suele presentarse en personas con antecedentes personales o familiares, no solo de dermatitis atópica, sino también de otras enfermedades alérgicas como el asma, la rinitis y/o la conjuntivitis.

- Dermatitis o eczema de contacto: La erupción cutánea se produce en partes del cuerpo que estuvieron en contacto con sustancias que irritan la piel o que provocan una reacción alérgica, como la hiedra venenosa, el jabón y los aceites esenciales. La erupción rojiza puede producir ardor, escozor o picazón. Pueden aparecer ampollas.

- Dermatitis seborreica: esta afección produce manchas escamosas, piel rojiza y capa persistente. Por lo general, afecta a las zonas grasosas del cuerpo, como el rostro, la parte superior del pecho y la espalda. Puede tratarse de una afección a largo plazo con períodos de remisión y exacerbaciones. Cuando este tipo de dermatitis afecta a bebés se conoce como «costra láctea».

  • Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de lesiones escamosas preferentemente en codos, rodillas y cuero cabelludo, y que tiene la posibilidad de afectar a uñas y articulaciones. No es una enfermedad contagiosa ni hereditaria, y, aunque existe predisposición genética en las personas que la padecen, suelen estar involucrados además otros factores desencadenantes

Se manifiesta en brotes con periodos de mejoría y de remisión o empeoramiento, pero la enfermedad se desarrolla de una manera particular en cada paciente.

En ocasiones, dura toda la vida. La principal lesión de la psoriasis son las placas o manchas rojas cubiertas de escamas blanquecinas de grosor variable, formadas por los queratinocitos que se acumulan en la piel. El tamaño y la forma de las placas varían en función del paciente e, incluso, en el mismo paciente: pueden ser de pocos milímetros o llegar a cubrir zonas corporales extensas. A veces las placas pueden estar rodeadas de un anillo más claro y pueden producir picor o dolor.

  • Vitíligo

El vitíligo es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas blancas (sin coloración) de menor o mayor extensión y en diferentes partes del cuerpo, como consecuencia de la destrucción de melanocitos, que son las células epiteliales

responsables de dar color a la piel, mediante la producción de melanina. No se conocen 11

cuáles son las causas, aunque se sospecha que puede ser una enfermedad autoinmune condicionada por algún tipo de alteración genética. Asimismo, existe un componente

Las manchas blancas o decoloradas de la piel que caracterizan el vitíligo son más frecuentes en las zonas del cuerpo que están habitualmente expuestas al sol: manos, brazos, pies, cara y labios. No obstante, también pueden aparecer en otras zonas. Las manchas tienen siempre los bordes bien delimitados y en ocasiones éstos se muestran con una coloración más oscura y en algunos casos un poco inflamados y rojizos.

hereditario, pues la existencia de antecedentes familiares (los dos padres) de esta enfermedad se relaciona con una mayor probabilidad de padecerla.

  • Nevus melanocíticos o lunares

Los nevus son los “lunares”. Se producen porque se multiplican las células de la piel que producen la melanina y producen manchas marrones o negruzcas que se ven bajo la piel. Cada persona tiene un tipo de lunares diferentes. Se pueden tener desde que se nace o que aparezcan a lo largo de la vida. Casi todos los lunares salen antes de los 20 años.

Van creciendo poco a poco en número y tamaño. Sobre los 30 años es cuando tenemos más lunares. Luego se van quitando. Hay diferentes tipos: congénitos (están desde que se nace o salen antes de los 2 años), adquiridos (son muy frecuentes, suelen ser pequeños y no deben procupar) y clínicamente atípicos (se trata de un nevus adquirido que tiene cambios que lo hacen “sospechoso”).

 

  • Tumores cutáneos

En el cáncer cutáneo se encuentran células malignas que se originan a partir de las diferentes células de la piel, principalmente los queratinócitos (carcinoma basocelular, carcinoma escatoso) y los melanócitos (melanoma). Los cánceres cutáneos crecen de forma incontrolada, con mayor o menor velocidad. Algunos de estos tumores pueden dar lugar a metástasis.

El cáncer de las células basales (carcinoma basocelular) es el tipo más común de cáncer de la piel no melanoma. Por lo general, se da en áreas de la piel que han estado expuestas al sol. A menudo este cáncer aparece en forma de un abultamiento con una apariencia suave y nacarada. Otro tipo de este cáncer tiene un aspecto de cicatriz y es firme al tacto. Los cánceres de células basales pueden diseminarse a los tejidos situados alrededor del cáncer, pero lo normal es que no se extiendan a otras partes del cuerpo.

 

      1.1.4. Relación dermatología / tatuajes

Al realizar un tatuaje, la tinta debe introducirse en la dermis. Las células de la dermis son mucho más estables que las de la epidermis por eso es la capa idónea para alojar la tinta. Al introducir la tinta en la dermis, esta puede quedarse allí por más tiempo sin deteriorarse, dispersarse o decolorarse.

Durante años, se ha pensado que los tatuajes funcionaban tiñendo las células de los fibroblastos en la capa dérmica de la piel. Recientemente,se ha demostrado que esto no es así. Nuevos estudios muestran que los macrófagos se encargan de procesar la tinta de los tatuajes como si fuera un patógeno agresor.

Los macrófagos, son células del sistema inmunitario que se encuentran en los tejidos de los organismos. Son capaces de ingerir y destruir bacterias y células dañadas a través de un proceso que se llama fagocitosis. Estas células detectan la agresión del tatuaje y son capaces de ingerir las partículas de tinta almacenándolas y aislándolas, como medida de protección del organismo.

Un estudio realizado por los investigadores HenriyMalissen del Centro de Inmunología de Marsella-Luminy y la Universidad Aix-Marsella, en Francia, pretendía entender el funcionamiento de los macrófagos que se encuentran en la piel. Fue así como descubrieron que estas células se “comen” la tintade los tatuajes en una secuencia que nunca termina: cuando uno de los macrófagos muere y libera los pigmentos de tinta, aparece otro que los ingiere. Este ciclo de captura, liberación y recaptura del pigmento se produce de manera continua en la piel tatuada.

Cuando tratamos con láser para eliminar los pigmentos de la piel, el láser provoca que las células liberen el pigmento.
Entonces se inicia una lucha entre los macrófagos que luchan por absorber y mantener el pigmento y el sistema linfático del cuerpo que trata de alejarlo de la piel.

Por tanto, las nuevas investigaciones en eliminación de tatuajes se dirigen hacia combinar el tratamiento con láser con la eliminación transitoria de los macrófagos presentes en el área del tatuaje. Como resultado, el pigmento liberado mediante pulsos láser no sería recapturado inmediatamente por macrófagos, algo que aumentaría la probabilidad de que se drenen a través de los vasos linfáticos. Se está trabajando en el desarrollo de un método que le dé instrucciones a ciertas células inmunitarias para inhibir su funcionamiento.

 

      1.2. El sistema linfático

El sistema linfático es la estructura anatómica que transporta la linfa y forma parte del aparato circulatorio. Está considerado como parte del aparato circulatorio porque está formado por los vasos linfáticos, unos conductos cilíndricos parecidos a los vasos sanguíneos, que transportan la linfa. Este sistema constituye por tanto la segunda red de transporte de líquidos corporales.

En el ser humano, está compuesto por los vasos linfáticos, los órganos linfáticos o linfoides primarios (la médula ósea y el timo) y secundarios (los ganglios linfáticos, el bazo, los tejidos linfáticos) y la linfa.

La linfa es un líquido transparente, de color un tanto blanquecino que recorre los vasos linfáticos, que proviene de la sangre, tiene una composición muy parecida a la de ésta y regresa a ella. Se produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial o intercelular, siendo recogida por los capilares linfáticos, que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en conductos (arterias) que se vacían en las venas subclavias.

El sistema linfático cumple cuatro funciones básicas:

  • El mantenimiento del equilibrio osmolar en el "tercer espacio" (concentración de sustancias entre células).

  • Contribuye de manera principal a formar y activar el sistema inmunitario (las defensas del organismo).

  • Recolecta elquiloa partir del contenido intestinal, un producto que tiene un elevado contenido en grasas.

  • Controla la concentración de proteínas en el intersticio, el volumen del líquido intersticial y su presión.

El sistema linfático cumple una función importante en la autolimpieza de la piel. Sus vasos articulados corren paralelos a los sanguíneos circulando la linfa entre la piel y los músculos. El sistema linfático no tiene un órgano que actúe como bomba. En cambio, la respiración y el movimiento de los músculos impulsan la linfa constantemente desde los extremos del cuerpo hacia el corazón. (Esto se parece mucho a la forma en que la sangre sin oxígeno vuelve al corazón a través de las venas). Primero, la linfa sale de los capilares linfáticos y entra a los vasos colectores linfáticos, que son más grandes. Estos vasos tienen paredes musculares y válvulas unidireccionales que hacen que la linfa siga circulando en la dirección correcta. Muchos de los vasos linfáticos se encuentran justo debajo de la superficie de la piel.

En el trayecto al corazón, la linfa debe pasar a través de los ganglios linfáticos, estructuras redondas y pequeñas que filtran las bacterias, los residuos y otras toxinas, y que además contienen glóbulos blancos que combaten infecciones. Los ganglios cumplen una función clave en el reconocimiento y la eliminación de estas sustancias. Además, cuando es necesario, le indican al cuerpo que debe iniciar una respuesta inmunitaria. Hay grupos de ganglios linfáticos en la ingle, las axilas y el cuello. También hay más ganglios en otras vías linfáticas del tórax, el abdomen y la pelvis. Los ganglios linfáticos regionales filtran la linfa a medida que esta sale de las distintas zonas del cuerpo. Por ejemplo, la linfa de la mano, el brazo y la axila, así como de las zonas del tórax y la parte superior de la espalda, se drena hacia los ganglios linfáticos de la axila (o axilares) para el filtrado.

Finalmente, la linfa circula hasta uno de los dos conductos linfáticos grandes que se encuentran justo debajo del cuello, en donde luego entra a una vena grande y vuelve al torrente circulatorio.

Relación sistema linfático / tatuajes

Cuando nos tatuamos, introducimos tinta en nuestra piel. Esta tinta nuestro cuerpo la detecta como una sustancia extraña e intenta procesarla y eliminarla, este proceso lo realiza a través del sistema linfático. Es por esto que es común que las primeras semanas tras la realización de un tatuaje haya una pérdida de intensidad o de tinta en el mismo, esto es debido a que hay una parte de esa tinta que el cuerpo ha procesado y eliminado. Cuando realizamos la eliminación con láser de un tatuaje, estamos forzando este mismo proceso. Forzamos al cuerpo a detectar esas partículas de tinta y eliminarlas, para ello es importante liberar el pigmento de las células y fragmentar las partículas de tinta en partículas más pequeñas, de esta forma facilitamos que el cuerpo pueda procesarlas a través del sistema linfático. En el proceso de eliminación de la tinta a través del sistema linfático entran en juego diferentes factores como son los macrófagos.

Al trabajar con láser en la zona tatuada conseguimos que las células liberen el pigmento, de esta manera facilitamos que pueda ser drenado a través del sistema linfático. Una vez el pigmento pasa al torrente linfático, los vasos linfáticos transportan las partículas de pigmento hasta el sistema circulatorio y posteriormente al sistema excretor.

 

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio es sobre todo un sistema de transporte que facilita el desplazamiento por el organismo de diferentes sustancias principalmente el oxígeno y los nutrientes. No obstante la lista de funciones es muy amplia e incluye recoger y eliminar desechos metabólicos. Una parte de estos desechos metabólicos se transportan hasta los órganos excretores para su posterior eliminación.

 

Sistema excretor

El aparato excretor se encarga de expulsar de nuestro cuerpo los desechos. Para ello utiliza el sistema urinario y las glándulas sudoríparas. El sistema urinario filtra la sangre para limpiarla de desechos y produce la orina. Las glándulas sudoríparas producen el sudor y regulan la temperatura de nuestro cuerpo.