4. La eliminación láser como negocio

En las últimas décadas, el número de personas tatuadas ha aumentado considerablemente y continúa en aumento. Debido al gran número de personas con tatuajes y por la evolución de las prácticas para eliminarlos, también ha aumentado el número de personas que optan por eliminarlos. En este terreno ocupa un lugar destacado el tratamiento con láser.

Los motivos por los que deseamos eliminar un tatuaje de nuestra piel son diversos, podemos necesitar una eliminación completa por motivos laborales o profesionales o porque simplemente queremos ver nuestra piel limpia de nuevo. También podemos desear tapar un tatuaje antiguo con un diseño más actual, en este caso, no será necesaria una eliminación completa del tatuaje anterior. Romper con errores del pasado o simplemente modernizar los diseños que llevas tatuados en tu piel, ahora es posible.
Es por esto que el tratamiento de eliminación de tatuajes es actualmente un negocio de éxito al alza. El tratamiento consigue cubrir una necesidad con resultados excelentes y lo hace de forma rentable para el profesional.

Por otro lado, la amplia gama de colores presentes en los tatuajes modernos puede verse como un desafío para su eliminación. Los láseres Qswitched siguen siendo la mejor elección para la eliminación de tatuajes; pero incluso empleando el láser y la técnica adecuados no se puede garantizar un resultado clínico excelente. El técnico debe contar con una historia clínica detallada del paciente y la formación y experiencia adecuada para poder determinar el tratamiento a seguir más adecuado para cada caso. Es preciso también explicar con detalle a los pacientes el proceso que se va a seguir y las expectativas realistas del post-tratamiento con el fin de conseguir una experiencia de éxito.

Para concluir, el tratamiento de eliminación de tatuajes puede resultar un negocio exitoso con resultados muy satisfactorios, pero para ello es imprescindible contar con una excelente aparatología láser y con profesionales con la formación y experiencia suficiente para obtener los mejores resultados.

        4.1. Trato con el paciente/cliente

Aún hoy, el tratamiento de eliminación láser de tatuajes, es un gran desconocido entre los clientes o posibles clientes. Son comunes las dudas o los mitos erróneos entorno al tratamiento. Por este motivo, es recomendable informar por completo al cliente y resolver las dudas que le puedan surgir antes y durante el tratamiento, con esto evitaremos malentendidos a lo largo del tratamiento.

Uno de los errores más comunes en los que se puede caer es pensar que es un tratamiento rápido con resultados inmediatos. Muchos clientes desean o necesitar eliminar un tatuaje en poco tiempo y debemos tener presente y poder transmitir que este tratamiento es relativamente largo y requiere unos plazos que deben cumplirse para conseguir resultados satisfactorios. Aún así, debemos comprender que las necesidades de eliminación pueden ser importantes (como por motivos laborales) y requieren que tengamos empatía con el cliente y ajustemos al máximo los tiempos para conseguir el equilibrio entre un resultado excelente en el menor tiempo y número de sesiones posible.

También es muy importante poder transmitir los riesgos, contraindicaciones y precauciones del tratamiento. Pues son imprescindibles para conseguir buenos resultados. Éste es un tratamiento que, aunque ofrece muy buenos resultados de forma eficaz y segura, es un tratamiento delicado que requiere ciertas precauciones de imprescindible seguimiento. Nuestros clientes deben comprender la importancia de seguir las recomendaciones y pautas de los técnicos, pues no seguirlas puede traer consecuencias indeseables. La mayoría de efectos no deseados son resultado de un mal seguimiento en las curaciones tras la sesión. Está en las manos de los profesionales del sector transmitir nuestros conocimientos sobre el tratamiento y hacer llegar a todos las ventajas de este tratamiento aún novedoso, pero completamente eficaz y seguro.

 

       4.2. Técnico higiénico-sanitario

El certificado de Técnico higiénico-sanitario es una titulación homologada que aporta los conocimientos imprescindibles para garantizar la seguridad e higiene en los tratamientos. Se aprenden todas las técnicas de higiene, normativa y salud para formar profesionales cualificados. Con esta titulación, se podrá ser capaz de preparar todo el material necesario, se conocerán en profundidad las formas de esterilización y desinfección de materiales para la realización de la sesión, medidas de prevención sanitaria, tipos de pieles y cuidados. Además aporta conocimientos sobre seguridad laboral y asistencia sanitaria inmediata/primeros auxilios.

 

      4.3. El consentimiento informado

El consentimiento informado es un documento que acredita la conformidad libre, voluntaria, específica y consciente de una persona usuaria, manifestada en pleno uso de sus facultades, después de recibir la información adecuada, y por escrito, para que tenga lugar un tratamiento determinado.

Se debe proporcionar a la persona usuaria información escrita sobre:

a)  La práctica a realizar.

b)  Las recomendaciones higiénico-sanitarias a tener en cuenta previamente a la

realización de la práctica.

c)  Los riesgos sanitarios y complicaciones de la misma.

d)  Los cuidados necesarios para la cicatrización.

e)  Las indicaciones y contraindicaciones a estos tipos de prácticas.

f)  Las características de los productos y materiales a utilizar en el tratamiento.

Esta información tiene que estar redactada en términos comprensibles a los efectos que estas personas presten su consentimiento, que en todo caso tiene que ser previo al inicio de la práctica, y se tiene que anexar a la hoja de consentimiento informado.

 

Una vez recibida la información, la persona usuaria tiene que dar previamente y por escrito el consentimiento informado a la realización del tratamiento mediante un documento. El documento tendrá que contener, al menos, la siguiente información:

a) Datos identificativos del establecimiento y del aplicador.
b) Datos identificativos y edad de la persona usuaria y, en su caso, de quien tenga la representación legal.
c) La práctica a realizar.

d) Las indicaciones y contraindicaciones a este tipo de práctica.
e) Riesgos sanitarios y complicaciones asociados a este tipo de prácticas.
f) Los cuidados necesarios para la cicatrización.
g) La indicación de consultar al servicio médico en caso de que la persona usuaria sufra enfermedades o si se producen complicaciones posteriores.
h) Fecha, firma y DNI de la persona usuaria o de quien tenga la representación legal.

Los documentos de consentimiento informado y sus anexos se tienen que conservar, bajo la responsabilidad de la persona titular del establecimiento durante tres años desde su formalización, a disposición de la autoridad competente. El fichero, en soporte papel o informático, que contenga estos datos de carácter personal se tiene que sujetar a las previsiones del RGPD (UE) 2016/679, de protección de datos de carácter personal.

Los establecimientos deben tener a disposición de las personas usuarias que lo soliciten las hojas de reclamaciones/denuncia oficiales de acuerdo con la normativa vigente.